Desconcierto V

La piel original

Toca, sigue tocando
la piel no se cansa de esperar.
Tacto,
despliegue del ser en el espacio
Curvo.
El camino se despliegua en desencuentros,
el camino cansado deslate la memoria.
Epidermis desde la línea hasta el tiempo original.
Desde la marcha ausente hasta el deseo.

Desorientado amador.

Teje con tus besos mi estatura,
el ancho de mi sombra y mis cadenas.
Arranca el grito envuento en mis pulmones y
descuble un beso.
Envuelve mi piel en tus preguntas,
tu piel de sangre y ligamentos.
Teje en caliente punto,
en temblor de líneas
con un eco recuperado del vacío
un miembro extraño
el innombrado sexo.

¿No sabías que fuera de mi verso estas tu?
adentro transcurre tu ausencia
tu pálida palabra
mi soledad.
Adentro se calientan mis olvidos
mezcla del tejido original y del fluido.

Desorientado amador
por mis venas corren tus reveses.

Hoy lanzaré tus palabras al espacio
escupiré tu sangre
tragaré tus besos
y desataré el tiempo
de ti.

4 comments:

Mar said...

Desatar al tiempo de tí...

Doble juego de presencia-ausencia fundante en la poesía.

Quién va primero?

Leerte llega a las fibras de un pasado no tan lejano.
De un presente imposible.

Ani Bustamante said...

Mar, no sé quien va primero, porque no creo en el tiempo cronológico para estos asuntos.
Creo en el acontecimiento, en el tiempo lógico, en la topología.

Ese doble juego ¿no será un pliegue?

Leerte también tiene efectos, en el tiempo/espacio.

¿cómo es la imposibilidad del presente?

Besos, gracias por escribir

Mar said...

Son los acontecimientos los que hacen posible el lenguaje... pero hacer posible no significa hacer comenzar... que dijo Deleuze, (que me digo en voz baja).

Que la imposibilidad del encuentro me funda un presente.

Que la cercanía no es recomenzar.
Que siempre la frontera...

Conjuraré cuando lo sienta.

(Me haces hablar en voz alta, Ani)

Ani Bustamante said...

o, más bien, la imposibilidad es la posibilidad misma del lenguaje. Efectivamente, comenzar no es lo mismo algo. Acto.
Un acto que despliegue la cadena.

Un eje vertical: acontecimiento
un eje horizontal: la duración.

Entre los dos ejes ¿se puede comenzar?

El encuentro imposible, gesta lenguaje. Ahi hay relación, en la no-relación.
Y, trazamos, tramamos, tejemos y destejemos.

y siempre la frontera, o el umbral (alusión a una zona mas borrosa) o el pliegue.

"comienzo" a delirar contigo, algo es posible.

Beso