Geografía de un decir

La sombra de una rama sobre el río
traza una línea en el devenir húmedo del tiempo
algo permanece en el incesante rumiar de las aguas.
La plegaria que dirijo al cielo de tu nombre, por ejemplo
mientras caen cáscaras del fruto inexistente.

Lluevo sobre ellas
Llueve en la superficie de tu nombre
Plegaria inexistente
Palabra atragantada, cuerpo en erupción
Lluevo
Trueno hasta quebrar la sombra de la rama
Sombra pasajera, itinerante
último temblor del árbol del olvido
cruza, invoca, celebra
la orgía del río en el que nadas
la erupción salvaje de un sonido,
uno
entre polifónicas cáscaras ingrávidas

modos de decir el cuerpo.









7 comments:

josé luís said...

geografía de un decir
cartografía de um deseo:
palabras de un río en ti

Carla Tormenta said...

Bellísmo canto con profunda reflexión.

Besos

Ani Bustamante said...

Hola JL, cuánto tiempo alejada de estos textos. Aparece esta geografía en medio del insomnio y agradezco tu compañía.
Muchos besos.

Carla, gracias por tu visita, hoy estuve un tu blog... me hiciste danzar!
Besos

Javier Herque said...

Siempre hay palabras en la geografía del agua, siempre hay palabras en las tormentas que nos envuelven, siempre hay palabras en la suavidad de tus escritos…siempre tienes palabras donde se refugian el decir o el callar de los cauces.

Beso.

Ani Bustamante said...

Gracias Javier, he pensado en ti en este tiempo.
Las palabras hacen geografías y nos salvan, muchas veces, del mareo.
Pero ¿qué pasa con las geografías no habitadas por palabras?
Un beso

AnaR said...

Como si dijéramos...la insoportable oquedad del ser en esa incosistencia que es el agua.

Hermoso,Ani.Hermoso.

Un abrazo

Ani Bustamante said...

Esa inconsistencia que a veces nos da ilusión de consistencia en sus reflejos.
Solo sombra sobre agua, movimiento y tránsito.
Y el poema, permaneciendo, insistiendo en la repetición de su centro vacío.
Gracias AnaR.
Un beso muy grande